Un Otoño para enamorarse de Asturias

En el Hotel María Manuela & Spa, el otoño es tiempo de calor a la vera de una chimenea o del llar. Tiempo de castañas, de sidra dulce, de cebollas y pimientos rellenos, de nabos, de fabada…De platos de cuchara que tonifican cuerpo y alma.

El otoño asturiano es cálido, acogedor, amoroso, artesanal. Es una pura exaltación de la amistad, de las reuniones en familia, de las escapadas placenteras, de la comunión con la naturaleza.

El bosque y la mitología asturiana están intrínsecamente unidos. Y el bosque astur en otoño, por su colores, su luz, los árboles con sus hojas caídas y el viento que las empuja, teñirá tu retina de momentos para soñar con el trasgu, el busgosu, el cuélebre o el nuberu.

Los bosques son perfectos para un tranquilo paseo o una ruta, para disfrutar del silencio, de un picnic, o de una entretenida conversación.

Los acantilados de la costa asturiana son llamativos, tanto por sus variadas formas como por su envergadura y sus paredes verticales, que parecen auténticas catedrales flotantes sobre las aguas del mar.

El litoral atesora auténticos monumentos naturales que te dejarán impresionado a cualquier hora del día. Si bien, los atardeceres y los amaneceres, con su especial luminosidad, le confieren a la costa una atmósfera de infinito romanticismo.

Los senderos y caleyas de Benia de Onís y Cangas de Onís, todos tienen su encanto. Todos te pueden conducir a lugares idílicos, insospechados.

Un ejemplo ideal de todo ello , es la senda de Beyu Pen, donde están representados diferentes seres mitológicos y te lleva hasta uno de los pueblos más guapos y singulares de Amieva en el oriente de Asturias. Por cierto si vas con niños, disfrutarán de lo lindo.

EL OTOÑO Y LOS DINOSAURIOS

A tan solo 30 minutos del Hotel Maria Manuela & Spa, en un entorno de belleza singular, encontrarás el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), en Colunga. Una espectacular zona verde con réplicas de dinosaurios a tamaño natural, que son tan reales que parecen moverse entre los jardines y el bosque, como si tuvieran vida y que te reciben con gran hospitalidad.

UNA RECETA PARA TONIFICAR CUERPO Y ALMA

La temporada de otoño, muchas son las recetas ricas y sabrosas que tonifican, tanto el cuerpo como el alma.

Asturias es un verdadero paraíso de los platos de cuchara, donde podrás elegir según tus preferencias. Pero sin duda los dos más clásicos serían la Fabada y el Pote Asturianu.

 

En resumen, es tiempo de combatir los excesos veraniegos y recobrar la calma. Toca caminata por extraordinarios paisajes, silencio compartido o asistir a auténticos conciertos de naturaleza. Sin olvidar la buena mesa, por supuesto.

En el Hotel María Manuela & Spa todo esto y más te lo ponemos a tu alcance.

Compruébalo y reserva ya en:

https://www.hotelmariamanuela.com/es-ES/ofertas.aspx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *